Plastia de Brazos

Braquioplastia

Como los brazos de vuelven menos atractivos?

La cara interna de los brazos y antebrazos también pueden presentar flaccidez con el paso de los años tanto en hombres como en mujeres. Esta flaccidez y exceso de piel puede determinar que cuelgue en la cara interna del miembro superior e inclusive puede ocurrir el mismo proceso a nivel de las axilas. Esto se debe al mismo proceso de envejecimiento así como también a personas con mucho sobrepeso por lo cual se distienden los tejidos y luego de recuperar su peso normal, determina la aparición de piel sobrante con flaccidez cutánea.

Qué es la plastia de brazos o braquioplastia?

El procedimiento de plastia de brazos o braquioplastia busca eliminar toda esa piel y tejido graso sobrante devolviendo un aspecto más natural y juvenil. Esto no puede tratarse solo mediante la lipoaspiración, ya que, esta técnica por sí sola, no solo no logra mejores resultados, sino que puede empeorar la flaccidez cutánea. Por ello la técnica quirúrgica necesariamente requiere la remoción quirúrgica del exceso de piel y tejido adiposo subyacente.

Técnica de braquioplastia

La técnica de braquioplastia consta de una incisión que se ubica en el sector interno y posterior del brazo, lo que resulta de la posición el menos visible de la cicatriz. La extensión busca ser lo más corta posible, pero depende del exceso de piel. Comienza en la axila y sigue por la cara interna del brazo en la menor longitud posible. En algunos casos puede requerir extenderse hasta el codo. La extensión hacia la axila puede permitir realizar un verdadero “lifting” de la cara interna del brazo en casos más severos. La lipoaspiración también puede ser un auxilio de esta técnica, pero como dijimos nunca puede ser la única técnica a aplicar ya que empeora la flaccidez. La sutura la realizamos con hilos reabsorbibles intradérmicos, por lo que no es necesario retirar puntos posteriormente.

Características del procedimiento

Este procedimiento lo realizamos en sala de cirugía, en el contexto de un centro con todos los elementos de bioseguridad. En general recomendamos realizar este procedimiento bajo anestesia general para mejor confort del paciente, aunque puede realizarse bajo anestesia local con sedación.

No aconsejamos realizar este procedimiento solo bajo anestesia local.

Postoperatorio y recuperación.

En el postoperatorio se realiza un ligero vendaje compresivo.

El dolor y molestias resultan muy tolerables y mejoran con analgésicos comunes. El edema es máximo entre el 2do. y 3er. día. Es habitual también la aparición de hematomas que desaparecen aproximadamente a la 3ra. a 4ta. semana. Dependiendo de la exigencia del trabajo la persona habitualmente puede reintegrarse al trabajo luego de la 2da. semana