Lifting Frontal
y Cejas

 

Envejecimiento facial en la frente

Los signos de envejecimiento a nivel de la frente y de las cejas son un proceso progresivo que determina la profundización en las arrugas, flacidez de la piel y el descenso de las cejas que pueden dar a la persona un aspecto triste o de cansancio. De hecho el descenso sutil de la frente y las cejas puede repercutir en los parpados superiores y darles un aspecto de tristeza o cansancio.

Primeros signos en personas jóvenes

En las personas más jóvenes los signos tempranos se manifiestan por un aumento de las arrugas y las marcas de expresión, siendo el factor principal la profundización de las mismas por la acción del musculo frontal. El procedimiento de elección en estos casos es la aplicación de toxina Botulínica, el cual tiene la ventaja de ser un procedimiento mínimamente invasivo, que se realiza en un consultorio y logra muy buenos resultados, sola o combinada con rellenos como Hialurónico.

Envejecimiento frontal manifiesto

En las personas con signos más marcados de envejecimiento facial, con flaccidez de la piel de la frente y descenso de la ceja, la toxina Botulínica no brinda un efecto satisfactorio. En estos casos, la cirugía es el único procedimiento que puede rejuvenecer la frente y elevar las cejas de manera eficiente y duradera.

Técnica de Lifting Frontal

La cirugía puede realizarse mediante las incisiones tradicionales o mediante técnicas mínimamente invasivas.

El procedimiento tradicional involucraba una incisión coronal larga detrás de la línea de implantación del pelo o en algunos casos justo a nivel de dicha línea para acortar la extensión de la piel de la frente. Para elevar solamente las cejas, las incisiones pueden ser pequeñas, a nivel de la implantación del pelo o por detrás, en la proyección de las cejas. Estos procedimientos involucran algo de elevación de la piel de la frente del musculo frontal, se retira la piel excedente y se devuelve la tensión al musculo frontal, alisando así la piel de la frente y elevando las cejas.

En el procedimiento mínimamente invasivo se realiza por tres a cinco incisiones cortas, de menos de 3cm de largo, detrás o a nivel de la línea de implantación del cabello, pudiendo auxiliar mediante instrumental endoscópico. En esta técnica también se eleva la piel, pero fundamentalmente a expensas se restaurar la tensión y elevación del musculo frontal.

Características del procedimiento

Estos procedimientos los realizamos en una sala de cirugía, en el contexto de un centro con todos los elementos de bioseguridad. Recomendamos realizar este procedimiento bajo anestesia general, que le da al paciente un mayor confort al paciente.

Postoperatorio y recuperación

Nosotros recomendamos el lavado del pelo y la cara ya dentro de las primeras 24 horas ya comenzando a desinfectar el área operada. Es necesario dormir semisentado la primer semana para disminuir rápidamente la inflamación o edema. En este proceso es normal y habitual la inflamación de los parpados o la aparición de algunas equimosis o moretones leves que también pueden descender por la gravedad, a los parpados y la cara.

La reincorporación a la vida social y laboral dependen de varios factores como; el grado de inflamación y equimosis postoperatorias, que tan rápido el organismo reabsorbe la inflamación y las equimosis, la actividad que realiza la persona y cuanto tolera dicha actividad la persistencia de algunos estigmas transitorios de la cirugía como la inflamación y las equimosis. El 80% de la inflamación, con las medidas correctas, en general se resuelve a los 10 a 15 días de la cirugía, pero las equimosis, que casi siempre están presentes en mayor o menor medida, se reabsorben luego de la 3ra. semana.

Cabe informar que en ambas técnicas es posible que se experimente algo de adormecimiento en el cuero cabelludo que con el tiempo suele disminuir.